Paula

08 de abril, 2019 - Comunión - Comentar -

Me encantan las fotos de las comuniones! Si, si, ya lo sé que mucha gente dice "¿de verdad? pero si es siempre lo mismo!". 

Pero no. Nunca es lo mismo.

La ilusión con la que esperan su día. Las ganas con las que eligen su vestido o su traje. Sus caras maravillosas llenas de... tantas cosas! Y tan buenas! Una mezcla de ilusión (lo sé, lo he dicho, pero es tan grande que hay que nombrarla varias veces) con nerviosismo y una pizquita pequeña de miedo. Esa mirada clara de los niños que están dejando de ser con el atisbo de aquello que serán. La consciencia de ser lo más importante de ese día y ya de paso... una temporada antes. Y la maravillosa sensación de que les gusta ser lo más importante.

Es un momento tan especial, que me encanta ser testigo del mismo.

Hoy os traigo a Paula. Un ejemplo perfecto de todo lo que os he hablado. Preciosa en su vestido y nerviosa como un manojillo de cascabeles. Y si encima le añades a todo lo anterior que no se puede ser una niña más buena ni una hermana más cariñosa, pues salen unas fotos tán bonitas como estas.

Espero que os gusten tanto como a mi.

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

8 + 9 =
Ver anterior Ver siguiente
Últimas entradas
Categorías